Darle mantenimiento a tu bicicleta no es tan difícil como crees.

Ya sea que seas ciclista, triatleta, rider de BMX o simplemente un apasionado por salir a andar en bici, es importante que sepas que existen ciertas rutinas para darle mantenimiento a tu bicicleta que la harán lucir como nueva durante mucho tiempo.

Muchas veces, los deportistas le dedicamos tiempo, dinero y preparación a nuestro cuerpo físico pero ¿qué hay de las herramientas? Es por eso que en este caso queremos darte 3 recomendaciones básicas para darle mantenimiento a tu bicicleta que no te quitarán mucho tiempo y serán de mucha ayuda para que el funcionamiento de tu bici no se dañe.

Necesitarás:

  • 1 trapo
  • 1 cubeta con agua
  • 1 líquido especial para limpiar bicicletas
  • 1 lubricante o grasa para cadenas y pedales
  • 1 bomba para echar aire
  • 1 cobertor para tu bicicleta

1.- Dale grasa a la cadena y transmisiones

La cadena, los pedales y las transmisiones de tu bici se llenan de polvo y suciedad que afectan su funcionamiento y para evitar que se oxiden o dañen es fundamental limpiar las partes de tu bicicleta y lubricarlas.

Para ello el primer paso es desengrasarla, es decir limpiarla para eliminar restos de suciedad. La marca Park Tool vende una maquina, que es como un estropajo, que sirve para meterle el desengrasante y limpiar la cadena sin tocarla, pero bien puedes hacerlo manualmente. Te recomendamos comprar un líquido biodegradable.

Después de este paso es importante limpiar la bicicleta con un trapo para quitar el resto del desengrasante, así cuando pongas el nuevo aceite se adherirá de manera correcta. Utiliza sólo el aceite necesario para lubricar la cadena por dentro, si te excedes límpialo con un trapo.

Los piñones, el plato y la transmisión debes limpiarlos con un cepillo. En Park Tool puedes encontrar el kit completo. mantenimiento a tu bicicleta

2.- Comprueba la presión de las ruedas

Antes de salir a cualquier rodada, siempre tienes que revisar que las llantas estén infladas correctamente, generalmente los neumáticos tienen la presión recomendada impresa en un costado, es un número marcado en PSI o libras por pulgada cuadrada.

Cuando infles tus neumáticos utiliza un medidor de presión, el error más común es llenar la llanta de aire hasta que se sienta dura. Es importante adaptar la presión de acuerdo al tipo de terreno por el que vayas a rodar y a tu peso.

Y recuerda, andar en bicicleta con una presión inadecuada afecta la adherencia, la capacidad de frenado y desgasta la cubierta de la llanta. mantenimiento a tu bicicleta

Te puede interesar: Origen, trucos y todo lo que no sabías de BMX.

3.- Mantén tu bici limpia y seca

A veces descuidamos la limpieza de nuestras bicicletas por flojera o porque no sabemos la importancia que tiene cuidarla. Desgraciadamente, la humedad es uno de los peores enemigos de tu bici ya que, no sólo provoca que se oxide, sino que corroe los elementos que la conforman y los puede llevar a la descomposición.

Así que bastará con que la limpies con un trapo húmedo, o lavarla con agua caliente si tiene mucha suciedad pegada y lo más importante, ¡sécala bien! pásale un trapo, una toalla y hasta la secadora pero asegúrate de que quede sin rastros de agua y mugre. Y ya que esté limpiecita, tápala con un cobertor o funda para guardarla y estarás listo para más días de diversión sobre ruedas.

¡Ahora que ya puedes aplicar estos cuidados verás que te vas a ahorrar muchas visitas al taller!