El atleta Aniol Serrasolses subió a lo más alto de la montaña y bajó a toda velocidad por la nieve antes de atravesar un bosque y caer por una cascada.

Las imágenes son impactantes: muestran el momento en el que un atleta de deportes extremos desafía a la muerte al descender en kayak por un volcán cubierto de nieve a 100 km/h antes de atravesar un bosque y caer por una cascada.

Al comenzar el video se puede ver a Aniol Serrasolses en la cima del Villarrica, uno de los volcanes más activos de Chile, disfrutando de la impresionante vista desde el pico de 2847 metros. Después de empaparse del paisaje, el deportista se sube a su kayak para comenzar con el descenso de 25 kilómetros.

Tan pronto como el español de 29 años se vuelca por el borde de la montaña, el kayak sale disparado con el remo como único instrumento para mantener el rumbo.

En ciertos puntos Aniol vuela por el aire mientras serpentea por la montaña. Luego vuelve a caer sobre la nieve compacta y continúa disparándose a cada vez mayor velocidad.

Después de navegar por una buena pista de nieve y rocas, el atleta se adentra en una zona boscosa, con árboles y otros trozos de maleza que constituyen una verdadera carrera de obstáculos. A pesar de la vegetación, Serrasolses consigue evitar chocar.

Finalmente llega a un río de corriente rápida, que navega sin problemas hasta una enorme cascada. Cuando llega a la caída, continúa realizando un giro alucinante. El truco, llamado double kickflip, consiste en completar dos rotaciones completas en el aire.

El trayecto nunca antes se había completado en un kayak, lo que le dio a Serrasolses otra razón para celebrar después de detenerse.

El deportista consiguió el reto el pasado mes de septiembre, al inicio de la primavera chilena, cuando todavía había nieve en el suelo en la mayor parte de la montaña y los ríos fluían.

Como la mayoría de las otras competiciones del deportista fueron canceladas debido a la pandemia, Serrasolses puso su mirada en algunos proyectos más ambiciosos siendo el descenso de Villarrica uno de ellos.

“Siempre quise hacer kayak por la nieve y unir los cuatro elementos: tierra, aire, agua y fuego. Aprovechando el gran invierno que vivió Chile en 2020 y las dificultades para viajar debido a la situación en la que vivimos, decidí que este era el año para desarrollar el proyecto”, explicó el atleta.

Antes de realizar el truco, Serrasolses hizo una prueba, pero no salió muy bien: durante la práctica de descenso golpeó un bache, casi dio un giro de 360 grados y voló 30 pies por el aire antes de aterrizar. Afortunadamente, la carrera oficial fue mucho más fluida.

Serrasolses simplemente describió el truco general como “bastante divertido”.

“La parte de la nieve fue la parte más difícil, ya que un kayak no está hecho para la nieve, por lo que se monta como un trineo. Vas muy rápido pero estás fuera de control”, señaló.

Si bien el kayakista dijo que la adrenalina es un factor importante en el por qué se enfrenta a desafíos extremos, agregó que los “lugares, personas y experiencias” son las mayores emociones para él cuando se trata de este deporte.