En el municipio de Jalcomulco se encuentra el río La Antigua, conocido por sus turbulentas aguas e ideal para descender a gran velocidad un río a bordo de una balsa, entre sobresaltos, carcajadas y una empapada segura.

La temporada de lluvias es el mejor pretexto para visitar el gran y exuberante estado de Veracruz, sobre todo si te interesan las actividades extremas. Y es que a solo 29 kilómetros al sur de la ciudad de Xalapa se encuentra el municipio de Jalcomulco, conocido por ser “la capital del rafting” en México.

Se trata de uno de los deportes más emocionantes y divertidos que la naturaleza nos regala. Consiste en descender a gran velocidad un río a bordo de una balsa, entre sobresaltos, carcajadas y una empapada segura.

Cabe mencionar que, “los rápidos” se clasifican por su nivel de turbulencia en una escala que va del I al VI. Jalcomulco con su río La antigua, de más 2,500 kilómetros de extensión, tiene secciones destinadas al turismo que varían entre la clase II y IV, aptas para toda la familia; aunque en temporada de lluvia, cuando sube el caudal, hay tramos que pueden llegar hasta V y ser un desafío sólo para expertos.

Para vivir esta aventura te recomendamos los servicios e instalaciones de México Verde Expediciones (MVE), pues ofrece todo lo necesario para el descenso del río, incluyendo guías e instructores experimentados.

Todo comienza cuando abordas un autobús tipo safari que sale desde el glamping de MVE hasta la rivera Los Pescados (10 minutos de trayecto). Al llegar te esperará una balsa inflable con capacidad de hasta para siete personas.

Recibirás indicaciones de un guía, te colocarás el chaleco salvavidas y un casco con una cámara GoPro, que filmará el increíble trayecto de 12 kilómetros. Y ahora sí, a empezar a remar.

Al principio todo será muy tranquilo: rápidos de clase I y II, pero conforme avanzas la turbulencia aumentará. Navegamos entre piedras enormes, tendrás que esquivar remolinos y acelerar en pendientes pronunciadas, que ya son de clase III y IV.

Es importante señalar que esta aventura no solo tiene que ver con adrenalina, también involucra trabajo en equipo y la oportunidad de disfrutar de la naturaleza. Así que si caes en sus aguas y eres arrastrado, lo más importante es mantener la calma y esperar a que te alcance uno de los guías.

Y por las postales para tus redes sociales, no te preocupes, pues por cada balsa sale un fotógrafo en kayak para capturar los mejores momentos.

Las instalaciones de MVE se ubican en medio del bosque tropical con una gran variedad de flora y fauna. Además del rafting, entre sus rocas, riachuelos y pozas, podrás realizar cañonismo y rappel.

Asimismo, cuenta con un circuito de tirolesas, una pared para escalar, campo de gotcha, de fútbol y voleibol, albercas, área de camping y para hacer fogatas. Y para relajarse un poco, está un spa y un bar-restaurante.

Alojarse en alguna de las tiendas tipo safari inglés es una de las experiencias que no puedes dejar pasar, ya que cuentan con todas las comodidades como regadera y hay hasta para seis personas. Aunque también está la posibilidad de rentar cabañas sencillas o de hasta para 10 personas con todos los servicios.

Si ya te animaste a conocer este auténtico parque de aventuras, el costo por hacer el rafting va de los 630 a los 840 pesos por persona. En cuanto al hospedaje, las tiendas tipo safari sencillas van desde los 1165 pesos por noche. Sin embargo, existen promociones especiales para grupos, especialmente en temporada baja.