El oro en el debut del surfing en los Juegos Olímpicos se lo llevaron la estadounidense Carissa Moore luego de tener una consistente serie ante la sudafricana Bianca Buitendag, y en el caso de los hombres, el brasileño Italo Ferreira fue quien se hizo del primer oro en una serie en la que todo comenzó mal pero terminó muy bien.

Carissa sumó temprano en la serie un 7,6 que luego respaldó con un 7,33.

Buitendag estuvo en combo a partir de ese momento del que logró salir tarde, cuando faltaban menos de cinco minutos para el final de la serie.

Moore se emocionó en la arena, lloró antes de ser abrazada por Bianca Buitendag primero y luego por sus compañeros de equipo.

Italo en su primer ola partió su tabla tras atacar una sección pesada, demoró bastante para salir del agua, le llevaron una tabla que no era, eligió otra, demoró en colocarle el leash pero cuando entró al agua mostró una sintonía increíble en un mar pesado y desordenado.

En condiciones difíciles, con mar movido y bien por encima de la cabeza, Moore encontró las olas con potencial de puntaje y ejecutó bien.

De una sumó un 7 en una buena izquierda, lo respaldó con un 5,5, luego descartó un 4,9 y luego, en una derecha bien poderosa recibió un 7,77. Más tarde, en otra derecha, mejoró el puntaje marcando 7,37 y dejando a Kanoa en combolandia.

Al japonés le salió todo mal, intentando surfear una derecha que no le daba lugar para maniobrar, sumó 6,6.

La fiesta finalizó con un gran abrazo brasileño en la arena.

Podio femenil:
Oro: Carissa Moore (USA)
Plata: Bianca Buitendag (RSA)
Bronce: Amuro Tsuzuki (JPN)

Podio masculino:
Oro: Italo Ferreira (BRA)
Plata: Kanoa Igarashi (JPN)
Bronce: Owen Wright (AUS)