Vasilisa Ermakova tiene solo siete años, pero no es como sus amigas, ya que en vez de ver dibujos animados o comer dulces prefiere los entrenamientos. La pequeña ya batió tres récords de Rusia en el ‘snowboard’, además de ganar siete medallas de oro en las competiciones.

Entre estos tres logros figura un salto desde el trampolín en una tabla de snowboard con un giro de 540 y 360 grados, así como un descenso de velocidad (48 kilómetros por hora) en un monopatín. Es la participante más pequeña en hacerlo.

Con solo tres años Vasilisa Ermakova mostró interés por este deporte cuando sus padres la llevaron a una estación de esquí.

“Sacamos las tablas, mientras yo me cambiaba de ropa, ella [Vasilisa] tomó mi tabla de snowboard para adultos, se sujetó ambos pies y empezó a saltar sobre la misma”, recordó el padre de la niña, Antón. “Y ella salió, allí había una pendiente, no se cayó y se deslizó por su cuenta. Lo filmamos todo”, continuó el hombre.

Al principio Vasilisa esquiaba, ya que no había tablas de snowboard para los niños de su edad. Pero en un año la pequeña aprendió a manejar la tabla de nieve y empezó a llevarse trofeos.

La niña cuenta que entre divertirse con sus amigos y el deporte siempre opta por lo segundo. Cualquier adulto podría envidiar el afán de esta joven deportista, que se entrena diariamente por varias horas bajo el control de su padre, exdeportista de snowboard.

El sueño más grande de Vasilisa es participar en el campeonato de deportes extremos X-Games. La joven tablista explicó que le gusta la nieve, y no le costó mucho batir tres récords de Rusia.

Por el momento Vasilisa tiene unos logros fantásticos en el ámbito de snowboard, por lo tanto abandonar este deporte ahora para educarse en la escuela sería estúpido, piensa su padre. “Es un delito ante el país. Vamos a desarrollarnos en el snowboard, vamos a crecer profesionalmente”, explicó el hombre, asegurando que él y su hija tienen planes para el futuro.