Compartir

¡Domen Škofic nos pone los pelos de punta mientras escala el arco de piedra más alto del mundo!

Domen Škofic es un joven eslovaco que nació para ser atleta. El nació en Ljubljana el 11 de abril de 1994 y desde muy pequeño demostró que tenía una increíble habilidad para los deportes. En su primer año de primaria probó la escalada por primera vez y a partir de los 14 años, empezó a tomar su pasión por la escalada con más seriedad y de ahí no paró.

El sueño de Domen Škofic es viajar por cada rincón del mundo para escalar las rutas más difíciles, sin importar los límites, y eso es precisamente lo que ha hecho hasta ahora.

Antes de que existieran los gimnasios de escalada interior, los alpinistas en Eslovenia utilizaban puentes, arcos de piedra y otras estructuras para practicar su escalada.

Tiempo después, cuando el hombre creó la tabla de roca de entrenamiento, los alpinistas adquirieron mayor fuerza en los dedos y brazos y de repente los muros del Castillo de Ljubljana estaban repletos de escaladores.

Fue así como llegó Domen Škofic en 2014 con un reto personal, terminar la ruta más dificil en el Puente de Solkan, un arco de 36 metros de altura construído por encima del río Soca.

¡El puente es impresionante! Es el arco de piedra más grande del mundo, y a pesar de que se construyó en sólo 18 días con 1.960m cúbicos de bloques de piedra, ha sobrevivido dos guerras mundiales y hasta tiene un tren corriendo sobre su pista, por lo que los atrevidos alpinistas no tienen mucho que temer (más que la altura).

Domen Škofic consiguió el permiso de las autoridades para poder ascender el puente ¡y lo hizo! Según él, el grado  de dificulñtad de la ruta era un 7c, algo no tan dificil para su nivel de habilidad, pero comentó que mientras más se acercaba a la cima, el puente no tenía casi nada para poner los pies y fue esto lo que complicó la subida pues no quedaba de otra más que confiar en la fuerza de los brazos y las manos.

En fin, aquí les dejamos éste momento histórico para la escalada en Eslovenia.