Compartir

Katie Neilson: entre patinetas y longboarding.

Katie Neilson nació en Vancouver en 1987 y ha pasado tantos años arriba de una skateboard que seguramente podría ganar en la clasificación varonil a estas alturas.

Le gustan mucho los animales, especialmente los perros y los gatos, incluso tiene uno llamado “El Capitan” el cual se ha ganado el titulo de “skater cat” aunque no sabe patinar, pero Katie Neilson lo hace posar junto a su patinetas y lo hace muy bien.

A Katie también le gusta caminar un buen rato por la playa sin hacer nada; aunque obviamente su pasatiempo favorito son las patinetas.

El mejor spot en el que esta chica ha patinado, según sus gustos, se llama Giants Head y dice que patinar ahí se siente como comer fresas con miel.

Lo interesante aquí, es que Katie Neilson descubrió el longboard hace algunos años, cuando ella tenía apenas 19, gracias a un día lluvioso que la forzó a meterse al interior del skatepark LBC para refugiarse, fue ahí cuando descubrió el longboarding. Una especie de “amor a primera vista”.

La primer tabla que Neilson usó para bajar una colina fue una Landyachtz Evo esa longboard es la responsable de que esta chica haya seguido en la práctica de longboarding sin límites.

La joven atleta se siente muy afortunada porque ha viajado por todo el mundo para competir y gozar del deporte, pero además de entrar en torneos, ella también viaja mucho para Colombia, pues es uno de los lugares que le da más importancia a este deporte junto a la Copa Colombiana de Longboarding y ella lo disfruta mucho.

Katie Neilson sin duda se ha ganado un lugar importante en la escena del longboard, ya que en sus inicios casi no había chicas que participaran en esto y ella ha estado siempre presente, siempre feliz de sacar su lado de downhill rider.

Así que sin decir más, aquí les dejamos un video para que vean a esta chica en acción.