Spartan Race: entre el hombre y la naturaleza ¿quién ganará?

The Spartan Race es una modalidad reestructurada de deporte outdoor de alta resistencia física, puesto que reúne varias características de pruebas del hombre contra la naturaleza.

Varias de ellas provenientes desde la época homérica en el siglo VII A.C. cuando los jóvenes espartanos la adoptaron como parte de su educación y cultura desde temprana edad, esa es la razón del nombramiento de esta disciplina deportiva.

Esta nueva forma deportiva reune varias disciplinas ya existentes en una sola y ha logrado alcanzar cada vez más participantes de todo el mundo, lo que ha colocado a esta forma de ejercitarse como una actividad altamente rankeada en los últimos años. Deportes como crossfit, natación, escalada, e incluso ejercicios de entrenamiento militar, en combinación con dificultosos terrenos y climas poco aptos, hacen de Spartan Race una verdadera prueba de supervivencia y valor humano.

Esta carrera extrema se divide por categorías dependiendo del entorno y las condiciones del lugar donde se realice; por lo general se catalogan por la distancia a recorrer que va desde 3,5, 10 y 12 millas, o por el grado de dificultad en las pruebas que varían entre 20 y 30 según el nivel de fuerza física con que se cuente. Así mismo, llegan a ofrecer categorías infantiles para todo aquel niño que desee iniciar su carrera como corredor espartano.

Spartan Race exige entre sus pruebas enfrentarse a lodosos territorios, escalada de todo tipo, ascenso en cuerdas, pasamanos, sumergirse en pozas de agua, y a su vez, una fuerte resistencia de condición para correr diferentes tramos que separan una prueba de otra. Mejor prueba de “hombre vs naturaleza” no se podrá encontrar en la actualidad, esto podría ser lo más cercano a un duro entrenamiento de la más exigente escuela militarizada del mundo.  

Actualmente en México, la aceptación hacia las carreras espartanas ha sido exitosa, cientos de atletas amantes de lo extremo y las aventuras fuertes le han tomado el gusto, incluso la presencia de participantes mexicanos en cualquier competencia del mundo ya es común.