Compartir

Fin de semana con banderas amarillas al por mayor, decepciones y accidentes de película en Indianápolis 

Este fin de semana se llevó a cabo la edición número 101 de las 500 millas de Indianápolis. Una carrera pactada a 200 vueltas y con la atención puesta en el debut de Fernando Alonso en la categoría. Para sorpresa de muchos, el español logró colocarse en el quinto lugar de la arrancada. Las 500 millas de Indianápolis, es una de las competencias más importantes dentro del deporte motor. Junto a las 24 horas de Le Mans y el Gran Premio de Mónaco en la Fórmula 1 conforman la llamada Triple Corona del automovilismo. A lo largo de la historia sólo la ha logrado un piloto: Graham Hill y ahora Fernando Alonso irá en busca de ella, razón por la cual este año ha decido sumarse a las filas de la Indy Car para esta carrera.

Con un arranque sólido y sin percances Scott Dixon, quien obtuvo la Pole position, lideraba la competencia, seguido por Ed Carpenter. Alonso trató de evitar golpes y cayó hasta el noveno lugar. Pronto se recuperó ya que en cuanto las paradas a pits comenzaron el asturiano se coló al segundo lugar. Para la vuelta 37 y demostrando su experiencia, Alonso realizó un astuto rebase sobre el hasta entonces líder Alexander Rossi, quien hace un año y siendo novato logró ganar esta competencia.

Visita también: Muere Nicky Hayden, piloto de MotoGP

En la vuelta no. 53 fuimos testigos de uno de los accidentes más impactantes que se han visto en los últimos años. Scott Dixon, quién aún tenía aspiraciones al triunfo, fue impactado por Jay Howard, éste golpeó el muro y se metió en la trazada de Dixon, quien no lo pudo esquivar debido al impacto el auto salió disparado. Ambos pilotos fueron trasladados a la zona médica de la pista para someterse a un amplio chequeo médico, debido a la gravedad del accidente. Dixon, más tarde comentó:

“Es difícil evitar eso, te aguantas dentro del auto, pero lo más importante es que estamos bien. Me siento mal por mis patrocinadores, pero estamos bien y estoy contento por eso”.

indianapolis
Indycar

Poco después se informó que un comisario de pista resultó herido; una de las partes que se desprendió de uno de los autos lo golpeó, afortunadamente no fue nada grave. La bandera amarilla se hizo presente al igual que el pace car. Al analizar la gravedad del accidente y los residuos que éste dejó en la pista, se tomó la decisión de sacar la bandera roja, que indica que la carrera se detendrá hasta que ésta se encuentre en condiciones óptimas para la competencia. En esta circunstancia, ningún equipo puede trabajar en el auto ni cambiar neumáticos, cada vehículo tiene un comisario vigilando que nadie intervenga en los autos.

El pace car volvió a pista, el pit lane fue abierto y la mayoría aprovechó esta situación para entrar a pits aún en bandera amarilla para no perder posición. Más tarde y tras pocas vueltas en bandera verde ocurrió un segundo accidente: Conor Daly golpeó el muro de contención y quedó fuera de la carrera, el piloto Jack Harvey se encontró con los restos del auto de Daly y se fue contra las barreras de contención, tampoco pudo continuar. Para la vuelta 79, Ryan Hunter- Reay era líder, detrás venía Alexander Rossi y en tercero Alonso.

La bandera amarilla apareció de nuevo, el auto de Marco Andretti soltó una pieza en medio de la pista. Los pilotos con vueltas perdidas se quedaron en pista, el resto aprovechó para entrar a pits. Para la mitad de la carrera, el líder era Helio Castroneves, Hunter- Reay y Rossi le seguían. En la vuelta 120, Ryan Hunter – Reay ya se mantenía como fuerte contendiente a la victoria, con más de tres segundos de ventaja sobre Alonso que giraba en segundo.

indianapolis carrera
Chris Owens

Llegó de nuevo la bandera amarilla, el piloto Buddy Lazier perdió el coche antes de entrar a una curva e impactó de lado contra el muro. Durante un tramo de la carrera, la pelea por el primer lugar era entre Hunter- Reay y Alonso, hasta que un problema en el motor del estadounidense lo dejó fuera. Otra bandera amarilla se se levantó, esta vez debido a Ed Carpenter, quién perdió una parte del alerón delantero.

Colocándose como uno de los favoritos, mostrando su talento como piloto y con altas posibilidades de ganar la competencia, la maldición de Fernando Alonso lo alcanzó, ya que a 20 vueltas del final el motor falló y no pudo continuar. Después de la bandera amarilla ocasionada por Alonso hubo otto accidente. Oriol Servia tocó el auto de James Davison, el humo nubló parcialmente la visibilidad de los competidores y Will Power y James Hichcliffe también se vieron envueltos. A 7 vueltas del final, la batalla era entre el brasileño Helio Castroneves y el japonés Takuma Sato. Fue una batalla limpia y emocionante. Sato cruzó la meta para convertirse en el primer japones en ganar esta carrera. Castroneves se conformó con el segundo y Ed Jones cruzó en tercero, con un excelente resultado para ser novato en el serial.

alonso
Mike Harding

Al término de la carrera y en conferencia de presa, Fernando Alonso comentó sobre si piensa regresar el próximo año:

“Definitivamente sí. Obviamente si vuelvo aquí, ya sabré cómo funciona todo. Será más fácil. Veremos qué pasa en los próximos años. Necesito seguir persiguiendo este reto, porque ganar las 500 millas de Indianápolis aún no está completado”.

La siguiente parada en el campeonato de Indy Car será el 4 de junio en Detroit.

Commentarios

Compartir
Iris Galván
El día en el que me di cuenta que no sería piloto, supe que debía reportar las carreras. Tengo 25 años y soy comunicóloga apasionada por la velocidad.