Compartir

Kimi Raikkonen se coronó en primer lugar en la Fórmula 1 por su paso por Estados Unidos, después de 113 carreras.

A sus 39 años recién cumplidos cuajó una soberbia actuación y logró una de las victorias de un piloto de mayor edad de siempre, la 13ª, y sin duda la mayor de la era moderna.

El finlandés triunfó después de cinco años después, ya que el anterior victoria de Iceman fue en el Gran Premio de Australia 2013. Lo consiguió con el desaparecido equipo Lotus. Han pasado nada menos que 115 carreras entre un triunfo y el siguiente, récord en la historia de la F1, si se computa en grandes premios.

“Ha sido un gran fin de semana. Salí muy bien y luego tiré muy fuerte. El coche ha ido muy bien y al final he podido ganar”, agregó Raikkonen.

No sólo ganó, sino que aguantó las embestidas de dos genios como Hamilton y Verstappen, y logró lo que no pudo su compañero, retrasar el título del gran rival.

Comentarios