Daniel Dhers creía que su carrera de alto nivel en el BMX estilo libre estaba cerca del fin. Después de todo, el venezolano había conquistado varias competiciones y había rebasado los 30 años de edad.

De pronto, surgió un meta que lo alentó a seguir esforzándose. Y no le ha restado entusiasmo la posposición de los próximos Juegos Olímpicos por la pandemia, la falta de competiciones ni las dificultades para entrenarse en un país que carece de la infraestructura adecuada para ello.

Dhers, ganador de la medalla de oro de los Juegos Panamericanos 2019, sigue soñando con Tokio, donde esta disciplina del bicicrós hará su debut olímpico. Y muestra una inquebrantable voluntad por pelear en pos de una presea dorada que alguna vez pareció inalcanzable.

En algún momento “me cruzó por la cabeza el retirarme del lado competitivo” antes, pero en el 2017, luego de ganar el tour mundial, ”se anunció que la disciplina entró como deporte olímpico”, explicó Dhers a The Associated Press. Entonces, consideró que todavía tenía suficiente “gasolina en el tanque” para llegar a Tokio” con 35 años.

Finalmente lo hará con 36, dado que las justas se pospusieron un año. Se espera que la disciplina atraiga a los jóvenes y le imprima un aire fresco al programa de los Juegos.

Los nueve mejores del mundo competirán en la modalidad park, que incluye trucos en obstáculos como paredes, cajones y columnas. En dos rondas de 60 segundos, los competidores deben mostrar sus habilidades y sumar la mayor cantidad de puntos para ir a la final, de acuerdo con la dificultad, originalidad, ejecución, altura alcanzada y creatividad exhibida en su presentación.

Clasificarse fue “la parte más difícil” y ahora toca enfrentar a otros ocho competidores, “todos con oportunidad” de colgarse la medalla de oro, consideró Dhers, un reconocido miembro de la elite del BMX estilo libre gracias a sus destrezas e ingenio. El venezolano acumula, además del oro panamericano , cinco preseas de oro en los X Games del 2007, 2008, 2010, 2011 y 2013.

“Todos hemos ganado alguna Copa, un mundial, algún evento importante”, dijo el ciclista, resaltando que, en comparación con otros deportes en que se hacen pronósticos con base en las marcas, en el BMX estilo libre, el ganador será “la persona que tenga el mejor día” y para eso está trabajando duro.

Sin certeza de cuándo volverá a competir, se sigue entrenando en medio de la pandemia, incluso en su país natal, del que partió hace dos décadas y que carece de instalaciones óptimas para ejercitarse; pero que visita cada vez que puede.

“Estando en Venezuela me puse creativo para continuar” un entrenamiento ligero antes de regresar a Estados Unidos, enfatizó.

Justamente esa capacidad de creación adquiere un valor significativo en un deporte donde la habilidad de hacer trucos, giros, saltos y acrobacias se acompaña inexorablemente del ingenio y la fortaleza mental.

En su caso, Dhers improvisó una inverosímil rampa inflable para usar durante su estadía en Venezuela.

“Es complicado entrenar en cualquier país de Latinoamérica. Son pocos los lugares que, en realidad, hay la infraestructura” buena, las que hay apenas sirven en la fase inicial del BMX. “Para llegar a un nivel internacional y tratar de ganar un mundial, una copa del mundo, no” existen. comentó. “Es imposible” de encontrar en la región.

Pese a esa realidad, el atleta la pasa “genial”, más allá del “caos y lo loco que puede ser Caracas”, aseveró.

Tampoco se considera afectado por la ausencia de competencias debido al COVID-19.

“La preparación a Tokio ha sido bastante buena, de verdad. Estoy contento con el progreso que he estado haciendo para los Juegos”, acotó el ciclista, quien siente que el cambio de fecha de los Juegos le ha permitido entrenar por mucho más tiempo, sin la presión de las competencias y “arriesgar un poquito más”.

Después de todo tiene un año más para recuperarse de algún golpe o lesión, algo muy común en la disciplina, añadió.

Dhers, empero, pronto viajará a Estados Unidos para concentrarse sólo en el 23 de julio del 2021, la nueva fecha de inauguración de Tokio, donde tratará de sumar un oro más para Venezuela en un deporte inédito dentro del historial olímpico.

Venezuela, que inició su participación olímpica en Londres 1948, ha conquistado un total de 17 medallas, tres de oro, cuatro de plata y 10 de bronce. De ellas cinco las aportó el boxeo, incluida las dos de plata y la primera dorada por intermedio de Francisco “Morochito” Rodríguez, quien se la colgó al vencer al surcoreano Joun Ju Jee en la categoría mini mosca en México 1968.