Si bien Hawái se llevó toda la atención, las olas en Mavericks siguieron quebrando gigantes y perfectas.

Este video trae el resumen de lo sucedido el lunes pasado que muestra a Manny Resano, el argentino y nicaragüense bajándose dos bombas, una para la izquierda y otra para la derecha.

Como mini bio de este gran argentino les podemos contar que aprendió a surfear en las playas de Miramar ( ARG), luego empezó a ir muy joven a Hawaii, donde hizo un posgrado acelerado en olas enormes, en fondos de coral y en códigos de comportamiento mar adentro.

Después se fue un tiempo a Indonesia, donde confirmó que existen olas tubulares que no terminan nunca. En 2002 sintió ganas de volver a la Argentina y volvió a surfear un año en Miramar paro la situación económica era difícil en el país; muchos se iban a buscar trabajo, pero él se fue –una vez más– a buscar olas. Gigantes, en lo posible.

Un amigo que sabía que Manuel era coach de yachting le ofreció arrancar un emprendimiento de vela en Popoyo, en Nicaragua. “Hay mar”, pensó él, y sin dudarlo se radicó sobre la costa del Pacífico nicaragüense.

Resano había sido destaque de la sesión de la historia en Mavericks unas semanas atrás. Y pese a surfear una de las mejores olas de la historia ahí, cuando el mar “baja”, él vuelve a una de sus olas favoritas.