El incendio Caldor arrasó una estación de esquí en el área del lago Tahoe mientras continuaba su marcha a través de la cordillera de Sierra Nevada.

El enorme incendio carbonizó el terreno y arrasó con algunos edificios en Sierra-at-Tahoe Resort, informó Associated Press. Los edificios principales en la base del complejo resultaron ilesos.

Las fotos a continuación muestran las llamas azotando un terreno que muchas personas conocen por estar cubierto de nieve durante los meses de invierno. El incendio , uno de los más importantes de los que permanecen activos en California (EE.UU.), se acercaba este lunes (30.08.2021) al turístico lago Tahoe tras arrasar más de 71.700 hectáreas, informaron las autoridades.

El último informe del Departamento Forestal y de Protección contra Incendios de California (Cal Fire) señala que este fuego que arde en el noreste de California solo se ha podido contener en un 14 %.

La principal amenaza ahora se encuentra en las inmediaciones del lago Tahoe, situado en la frontera entre California y Nevada y que es una popular atracción turística.

En este sentido, el avance de las llamas obligó a Cal Fire a ordenar este lunes la evacuación de South Lake Tahoe, una zona en la parte sur del lago en la que viven unas 22.000 personas.

Las autoridades señalaron que la escasa humedad y los fuertes vientos están propiciando que continúe creciendo el incendio Caldor, que fue declarado el pasado 14 de agosto. Al margen del Caldor, el incendio Dixie, el segundo más grande en la historia de California, sigue ardiendo en la parte norte del estado.

La última actualización de los bomberos apunta que Dixie ha arrasado más de 312.000 hectáreas, desde que fue declarado el pasado 13 de julio, y ha logrado ser contenido en un 48 por ciento.
La gran destrucción de terreno provocada por Dixie solo es superada por el August Complex del año pasado, aunque aquel fue el resultado de 38 fuegos distintos en la misma zona.

En total, August Complex arrasó más de 417.000 hectáreas.

Los ocho incendios más grandes en la historia de California han sucedido todos ellos en el transcurso de los últimos cuatro años, un indicio de que la crisis climática ha aumentado de modo dramático el riesgo de grandes fuegos en este estado.