Compartir

Wood Waves es la representación de las pasiones del artista Gastón Bilobrowka y aquí te contamos por qué.

Wood Waves es la creación más impresionante en la carrera de Gastón Bilobrowka, un artista argentino que se las ingenió para fusionar las cosas que más le gustan en la vida en un resultado espectacular.

Él es arquitecto y también le gusta mucho la carpintería, pero fuera de los planos y la madera, este hombre tiene una gran pasión por el skate y el surf; fue así como surgió la idea de crear Wood Waves, un proyecto que reúne sus mayores gustos en un mismo elemento.

Desde que tiene memoria, a Gastón Bilobrowka le gusta la onda de crear y construir, siempre ligándolo a sus intereses del momento. Al principio, lo que más le llamaba la atención eran las tablas, así que hizo diferentes skateboards, rampas y accesorios para patinetas.

Posteriormente, cuando terminó su carrera en Arquitectura se fue unos meses a Europa, y a su regreso tuvo la oportunidad de trabajar en Carver Uruguay, una marca deportiva que construye tablas de surf para usar en el asfalto. Fue ahí que Gastón trabajó con sus primeras olas pequeñas para ambientar el local.

Wood Waves
Padang (Indonesia)

¡Y de ahí se volvió loco y decidió llevar su trabajo a una escala más grande! Así nace Wood Waves, una serie de obras en madera que representan las mejores olas del mundo en una obra tridimensional.

El artista dice que las olas y la madera comparten una característica única: podrá haber muchas parecidas, pero jamás una igual; y es por eso que el resultado es tan bueno, ya que el material le da una textura única a cada ola que Gastón hace.

Wood Waves es una idea que representa el sueño de todo surfista: un tubo eterno, la esencia de la ola y el movimiento y forma particular de cada una. ¡Es una obra que vale la pena admirar!

Wood Waves
Teahupo’o (Tahiti)

Comentarios

Compartir
Montse Minutti
Siempre me llamó la atención el mundo de la “pantalla”. Soy comunicóloga y me gusta vivir rodeada de diversión, aventura y sobre todo muchas risas. ¡Hay que hacer la vida interesante!