¡El Jeep Downhill Racing es todo un deporte!

Sin ser considerado un deporte, el Jeep Downhill Racing es una curiosa atracción extrema que se practica en algunas poblaciones del sureste de Estados Unidos, principalmente en el estado de Alabama, donde aseguran nació toda esta tradición en la que todo lo que se necesita es una colina en picada y un auto infantil a medio uso para participar y descender con velocidad.   

Se sabe que existen festivales en Heflin, Alabama, donde se realiza toda una ceremonia previa a semejantes competencias cómicas, por así llamarlos, creando un singular ambiente de la mano de la diversión infantil y la adrenalina extrema. Simulando como si fuesen autos 4×4 todo terreno descendiendo en caminos altamente peligrosos, sin descartar que en realidad sí existe el riesgo de fuertes impactos entre ellos una vez que alcanzan su máxima velocidad en bajada.

También se sabe de la comunidad de Booneville, Arkansas y Morehead, Kentucky donde anualmente se realiza el “Rally in the Valley”- el downhill todo terreno donde de igual manera participan todo tipo de carritos infantiles que intentan competir contra los modelos ya conocidos de “Barbie”. Ante una multitud de cerca de 1,300 personas entre familias completas, ésta población también ha adoptado el festival como algo ya característico de la región. 

Aunque aparente ser de poco riesgo, las pequeñas carrocerías de plástico duro llegan a alcanzar los 35 km/h, velocidad que en barrancas empedradas suelen provocar aparatosas caídas y fuertes lesiones, convirtiendo lo que podría ser un tranquilo paseo soleado por el campo en una agresiva y extremosa carrera todo terreno no apta para cardiacos. Haciendo de lado las premiaciones cercanas a los $500 dólares por ganador, los competidores han hecho saber abiertamente que es más su interés por participar y convivir en tal ambiente sano y lleno de aventura extrema, que llegan a pasar la victoria a segundo plano.

Desconocemos la realidad exacta de las sedes que seguramente existen para la práctica de esta atracción extrema, incluso si se trata de verano,  invierno u otoño, estas carreras hacen honor a su rodada 4×4 infantil para demostrar de que están hechos. En fin, a ver si pronto contamos con la presencia de alguna carreras de esta semejanza en nuestro país para poder presumirlo como lo hacen los sureños estados del país vecino del norte.