Compartir

Texto por: Juan Alejandro Pulido Arias

En la recién competencia de la Fórmula 1 en Australia, Sebastian Vettel se coronó como el máximo campeón.

La temporada 2017 de la Fórmula 1 inició el pasado fin de semana en Melbourne, Australia. Una temporada esperada por los fanáticos de la velocidad y que promete ser una de las más emocionantes de los últimos años. Dicha competición fue una muestra de la mejora substancial de Ferrari y de paso dejó claro que Mercedes ya no tendrá tan fácil el campeonato. Pues si bien en años anteriores había dominado la categoría máxima del deporte motor, ahora Ferrari podría quitarle dicho lugar.

La primera victoria del año fue para el múltiple campeón del mundo Sebastian Vettel, quien regresó con la Escudería Ferrari a lo más alto del pódium. El piloto alemán y Ferrari demostraron durante la pretemporada que su avance era significativo con respecto a la temporada pasada y se afianzaron en una carrera casi perfecta. Los lugares privilegiados al final de la competencia fueron para los dos pilotos de las flechas plateadas. Lewis Hamilton, acostumbrado a no perder, se tuvo que conformar con el segundo lugar y acompañar a su debutante compañero Valtteri Bottas que terminó en el tercer puesto.

Te recomendamos: Rubén Rovelo campeón del V8-Nascar Peak México

El piloto asturiano Fernando Alonso a bordo de su McLaren naranja consiguió llevar su maltrecho bólido mas allá de la primera vuelta, donde muchos pensábamos que sería el final de su carrera. “Seguramente he hecho la mejor carrera de mi vida, y pocas veces había tenido un coche tan poco competitivo”, comentó McLaren al término de la carrera.

Para nuestro gallo, ahora rosa, Checo Pérez, la temporada inició de manera positiva con una 7° posición. El piloto de Guadalajara a bordo del Force India rosa tendrá que esforzarse mucho esta temporada si quiere llegar ahora sí a los grandes asientos de la Fórmula 1.

La siguiente parada de este “gran circo” llamado Fórmula 1 será en China del 6 al 9 de abril, donde Ferrari buscará demostrar que no fueron una “llamarada de petate”, como se dice coloquialmente, y que en verdad pelearán por el campeonato.