Compartir

“The Notorious” es sin duda un ejemplo de que el que quiere puede.

La perseverancia y disciplina han llevado a Conor McGregor a ser uno de los deportistas más aclamados en el mundo.

Escuchar el nombre de Conor McGregor es sinónimo de éxito. Actualmente se calcula que la fortuna del peleador de origen Irlandés, haciende a los 22 millones de dólares. Esta cantidad la ha logrado con apenas 4 años dentro de la máxima empresa de MMA, gracias a sus excéntricos sueldos, a los millonarios contratos de patrocinio  y a algunos bienes personales. Pero, alguna vez te has preguntado ¿cómo es que logró convertirse en una de las estrellas con mayor renombre dentro del deporte?

Connor McGregor

Dicen que el valiente vive hasta que el cobarde quiere, y Conor McGregor es un gran ejemplo de ello. A los 16 años sufría de bullying por ser el más bajo y uno de los más débiles de su clase. En consecuencia, comenzó a practicar artes marciales mixtas para poder defenderse. A pesar de que sus entrenadores veían talento en él, McGregor tenía otros planes en mente; el futbol. Desde pequeño fue un gran admirador del Manchester United y su más grande sueño era convertirse en futbolista profesional. A los 22 años militó para el equipo Yellowstone,  llegó a ser el máximo goleador del equipo e incluso su entrenador, en aquel entonces, creía que se convertiría en una gran estrella del futbol.

Poco a poco sus entrenamientos de MMA se hacían más duros y exigentes, por lo que tomó la decisión de alejarse del balón para enfocarse de lleno en las artes marciales, además de que el dinero que le dejaban las peleas era mayor al que le dejaba el fútbol. Fue así que su estilo de pelea poco común y la variedad de técnicas que utilizaba en cada combate hicieron que los especialistas en MMA lo voltearan a ver.

En 2008 hizo su debut en Cage Warriors. Fue en el segundo round, después de tomar la espalda de  Gary Morris y propiciar unos cuantos golpes a un lado de su cabeza, que el irlandés consiguió su primer victoria en un octágono profesional. Su talento lo llevó a conseguir dos títulos, tanto en peso pluma, como ligero.

Conor McGregor

Su carrera iba en ascenso, pero tenía que dedicarle más tiempo a entrenar. Tuvo que dejar su trabajo en la empresa de fontanería de su padre; este oficio lo aprendió desde pequeño ya que tenía que ayudar con los gastos de su hogar. Después de eso Connor se mantenía del seguro de desempleo que el gobierno le daba (188 euros, al mes). Para ese entonces ya contaba con el apoyo de su novia, Dee Devlin. A ella no le importaba tener que vivir en un departamento nada ostentoso y mucho menos salir a trabajar mientras McGregor dejaba todo en sus entrenamientos, ella estaba segura que el amor de su vida triunfaría y se encargó de recordárselo en todo momento.

Años más tarde todo sacrificio valdría la pena. En abril de 2013 Conor estaba debutando en la UFC, en donde Suecia fue testigo del nacimiento de una de las estrellas más grandes en cuanto a artes marciales se refiere. Para esta pelea, además del difícil proceso de acortar peso, McGregor tuvo que pelear con todo y una infección dental que se le había desarrollado justo una semana antes de la pelea. Nada de eso lo detuvo pues a pesar del dolor sólo necesitó una serie de uppercuts y  67 segundos para derrotar a Marcus Brimage.

“La adversidad hace que algunos hombres se rompan y a otros hombres los hace romper récords. Elegí ser el segundo. Esa es la forma en la que lo miré. Fue otro desafío y al diablo el dolor, al final del día es solo un diente.” Declaró Conor al terminó del espectáculo.

Conor McGregor
Conor en sus inicios.

Después de ese evento ya nada tornaría a ser igual en la vida de McGregor, todo el mundo se interesaba en él. Ese día se dió cuenta que nada volvería a ser igual, ya no tendría que preocuparse más por el desempleo o la falta de dinero. Por fin podría darle a su novia la vida que ella merecía.

Cuatro meses más tarde, el público se daría cuenta de que la UFC había hecho una gran adquisición. Conor McGregor se enfrentaría contra Max Holloway en una pela de categoría peso pluma. Después de tres rounds, la decisión de los jueces fue unánime. El irlandés se llevaba la victoria tras una serie de patadas, puñetazos, destreza de kickboxing y habilidades de boxeo.

Mientras se convertía en estrella, la UFC decidió hacer un evento Fight Night en su tierra natal, Dublín, Irlanda. La pelea estelar del evento sería encabezada por Conor y Cole Miller, este último sufrió una lesión y fue sustituido por Diego Brandao. A este se le dió la oportunidad de competir contra McGregor por ser el ganador de “The Ultimate Fighter” más reciente en aquella época, también se decía que era una gran promesa en cuanto a peso pluma se refería. Pero “The Notorious” llegaría para frenar este suceso. Después de un intercambio de golpes y patadas, logró acecharlo en la jaula y así dejar caer al brasileño para llevarse el triunfo tras el primer round.

Te puede interesar: Diferencias entre las artes marciales.

Después de eso llegaría el evento UFC 178, el primer evento para Conor en Las Vegas; se enfrentaría a Dustin Poirier y como es usual antes de cada pelea, los contendientes no pararon en cuanto a dimes y diretes. McGregor comenzó la pelea con una patada larga como es su costumbre, Dustin defendió pero no fue suficiente. “The Notorious” sólo necesitó un round para vencer a su oponente, al final del día Poirier tuvo que comerse sus palabras y aceptar la derrota. “Nunca pensé que iba a ser una pelea fácil, ni tampoco que Conor no era bueno. Sabía que él era un buen luchador y él está aquí por una razón” declaró Poirier al término del encuentro.

El 2015 comenzó con una oportunidad de oro para Conor McGregor, se enfrentó a Dennis Silver y se anunció que de lograr vencerlo, le darían la oportunidad de ir por el campeonato de peso pluma en su siguiente combate. El irlandés de nuevo se llevaba la noche, esta vez fue en el segundo round, después de un gran golpe a la derecha y con el rostro totalmente ensangrentado, Silver cayó al suelo para ser acabado a codazos.

Originalmente, se enfrentaría a José Aldo, pero este sufrió una lesión en las costillas que le impedía presentarse a la pelea. Chad Méndez, fue anunciado como su reemplazo.  Conor finalizó a Méndez en el minuto 4:57 del segundo round, después de utilizar varias técnicas para cansarlo y venciéndolo por TKO (Technical Knock Out).

En diciembre de ese mismo año llegaría el tan esperado combate entre él y José Aldo. Conor se mostró confiado en todo momento y únicamente necesito 13 segundos para dejarlo en el suelo. Además de convertirse en el nuevo campeón de peso pluma, consiguió el premio “Performance Of The Night” una vez más.

Para 2016 haría su debut en peso welter contra Nate Díaz. Posteriormente de soportar el castigo propiciado por McGregor, Díaz se recuperó en el segundo round para lograr castigar al irlandés en rostro y cuerpo. Conor trató de buscar como derribarlo pero Nate se defendió y aprovechó para tomar el cuello de su rival y obligarlo a rendirse. La revancha de ese encuentro estaba pactada para Julio de ese mismo año. Meses antes la UFC anunció que Conor McGregor sería retirado del evento, debido al incumplimiento de sus obligaciones en cuanto a publicidad. Sin embargo la pelea se reprogramó para la UFC 202. Esta vez se llevó la victoria en un evento al que muchos denominaron como “la mejor revancha de la historia”. Pactada a 5 rounds y por decisión mayoritaria de los jueces.

Como es su costumbre, McGregor terminó el año haciendo historia. Su última pelea del año sería contra Eddie Álvarez por el título de peso ligero. Álvarez comenzó la pelea marcando terreno pero no contaba con la agilidad y dominio de Conor, quien después de dos rounds dejó a su oponente en la lona, para así convertirse en el primer luchador en tener dos cinturones al mismo tiempo.

Conor McGregor

Conor McGregor siempre se ha distinguido por tener gran confianza en sí mismo y a pesar de estar incluido en la lista de los 100 deportistas mejor pagados, no olvida sus orígenes y todo lo que le ha costado llegar a la cima. Siempre agradecido con la gente que lo apoya y confía en él.