Compartir

Deportes extremos y adrenalina que te ayudarán a superar problemas físicos y psicológicos

 

“Quien hace deporte conoce la sensación de adrenalina que calma el dolor de los calambres y la sensación de fatiga (…) Quien hace deporte tiene el deseo de compartir con los demás las emociones que experimenta al practicar su propia disciplina, la actividad que llena el corazón de alegría, la pasión que le da un sentido a la vida”. –Vanni Oddera

 

En ocasiones la primera asociación que se realiza con los deportes extremos es que estos son sumamente peligrosos. Se habla sobre la adrenalina, sobre los valientes o incluso locos que pueden ser los que practican estos deportes; pensamos en los posibles accidentes y la verdad es que ver las maniobras realizadas no dejan de sorprendernos. Sin embargo, es una realidad y médicamente está comprobado que los deportes son escenciales en nuestra vida. Hacer deporte no sólo nos ayuda a sentirnos bien físicamente, también nos ayuda de manera significativa psicológicamente. Los deportes extremos no son una excepción y con el paso de los años se ha demostrado que además de practicarlos profesionalmente, hay quienes los han utilizado para ayudar a otros.

La adrenalina que se produce tiene ciertos beneficios para el cuerpo, además de ser divertidos también nos ponen a prueba mentalmente. Con el deporte nos conocemos mejor a nosotros mismos y nos retamos e impulsamos para ir siempre hacia adelante. Es de esta manera que los deportes extremos también sirven como terapia. A continuación compartimos algunos deportes que han demostrado haber ayudado a un número importante de personas a superar una enfermedad o condición física o psicológica.

 

Mototerapia

En Italia, desde hace algunos años ya se hablaba del motocross como terapia. El piloto de esta disciplina Vanni Oddera, en 2012 realizó un evento importante en Italia en el que incluyó un show de motocross y actividades con niños con alguna discapacidad para que subieran a la moto. Con esto el italiano comprobó que los niños podían sentirse mucho mejor y que el deporte puede ser medicina. Esta idea llegó a México de la mano del piloto de motocross freestyle Erick Ruiz. La terapia está dirigida fundamentalmente a personas con discapacidades. Ésta consiste en realizar un espectáculo de entre 15 – 20 minutos; al finalizar se acerca a las personas para convivir con ellas, sobre todo que vean que detrás del casco hay un ser humano igual que ellos. Luego invita a que las personas suban a la moto y poco a poco pierdan el miedo.

También se ha comprobado que el motocross ayuda a veteranos de guerra a superar traumas ocasionados por los enfrentamientos bélicos. La Veteran Motocross Foundation VetMX está dirigida a veteranos militares que han sido diagnosticados con estrés postraumático, tienen heridas mentales o incluso han perdido alguna parte del cuerpo. De acuerdo con Dustin Blankenship, fundador de VetMX y reportes clínicos, se ha comprobado que realizar deportes de velocidad ayudan desviar los impulsos que podrían ser destructivos hacia ellos mismos y canalizarlos a través del deporte.

 

Montañismo

El montañismo ha sido empleado para ayudar a pacientes con epilepsia y se ha comprobado que sirve como tratamiento adicional al farmacológico tradicional. De acuerdo con la doctora del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía, Lyda Villamil, las actividades físicas se recomiendan para tratar pacientes epilépticos. Subir montañas ayuda al estar en contacto con la naturaleza y el exterior, pues relaja y ayuda con la depresión y la ansiedad. Subir la montaña implica un reto, salir de la cotidianeidad y por lo tanto relacionarse con nuevas personas y la naturaleza. Lo anterior ayuda a generar nuevas emociones y sensaciones. Un ejemplo de cómo el montañismo ayuda es el cortometraje Montaña para todos, dirigido por Perla Peralta que muestra la historia de Gael Santiago Díaz, un niño de 12 años que subió el Nevado de Toluca.

película montañismo

 

Paracaidismo

El paracaidismo también puede ayudar a superar algún trauma. La ayuda está en que puede cambiar la perspectiva de las personas. Literalmente, están viendo el mundo desde otra perspectiva; desde las alturas. Mientras la persona está a punto de aventarse y durante el salto, toda la concentración está allí, en el presente. Nada más importa, al menos durante ese instante. Pero no todo se queda en ese instante, las personas pueden notar la belleza del mundo desde las alturas y ayuda a reflexionar sobre la situación en la que se encuentran y es más probable que lo hagan de manera positiva. Hay un gran número de terapeutas que coinciden en que el paracaidismo debería ser “recetado” a sus pacientes.

salto base
El paracaidista Jarrett Martin, quien quedó paralítico por un accidente también realiza Salto base.

 

Surf

El surf se ha utilizado para combatir la depresión. En el Reino Unido, en 2010 se dieron lecciones de surf como terapia para jóvenes. Este proyecto fue coordinado por el Servicio Nacional de Salud y surfistas profesionales estuvieron a cargo de las lecciones. Con esto se buscó mejorar la confianza de los afectados, pues la concentración en las olas ayuda a relajar la mente y alejarse de los problemas, mientras que deben mantenerse ocupados en el presente.

terapia perros
Ricochet

En Estados Unidos se ha realizado terapia con un perro surfista. Ricochet es una perra que se encarga de surfear con personas para proveer terapia, desde veteranos de Guerra, niños con necesidades especiales y personas con discapacidad, Ricochet ha ayudado en este proceso.

Visita también: Los mejores animales surfistas 

Otro caso que demuestra que el surf sí puede ser visto como una terapia, es el surfista Israel “Izzy” Paskowitz que luego de que su hijo fuera diagnosticado con autismo descubrió que el surf era de gran ayuda. Su hijo al estar en el agua sonreía, y esa sonrisa se mantenía por el resto del día. De acuerdo con el surfista, el sonido de las olas, el sabor salado del mar y la sensación del agua sobre el resto es terapéutico. Paskowitz ha viajado por el mundo para ofrecer terapia a niños con autismo.

surf autismo